Aunque el formato principal de la radio eran las cuñas de 15 segundos, la voluntad de La Española de destacar sobre los demás, hizo que de desarrollaran versiones de mayor duración para potenciar el recuerdo de la marca. La repetición del jingle en distintos formatos contribuyó poderosamente al recuerdo de la canción, que empezó a convertirse en “marca musical” de La Española.