Elaborado a partir de hortalizas que provienen de cultivos ecológicos. Cultivos en los que no se han utilizado productos químicos u organismos genéticamente modificados, para el abono o control de plagas. De esta forma obtener alimentos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente.