La Española inició su actividad en un bajo en pleno centro de Alcoy, en la calle San Blas número 30. Esta ubicación tan céntrica ya obedecía a una voluntad inicial de dar a conocer el producto y situar la marca en un alta posición de valor percibido.

En esta instantánea, tomada el 31 de marzo de 1944, figuran el encargado de la fábrica y algunas de las empleadas que, orgullosos de su producción, la exponían frente a la puerta de las instalaciones de La Española, sorprendiendo a las personas que por allí paseaban. Una acción pionera de street marketing, cuando aun no se había inventado ni el marketing :)