Después del éxito en el lanzamiento de La Española, aceitunas rellenas de anchoa, en el territorio español se vio necesario dar el paso hacia la internacionalización, que empezó con el adecuado rediseño del envase inicial para facilitar su expansión internacional. Se sustituyó Alicante por España y se añadió un destacado con la leyenda Made in Spain.