El lanzamiento de las aceitunas rellenas de anchoa, fue muy bien acogido por el consumidor español. En aquella época, muchos españoles vivían en otros países, a los que habían emigrado con la intención de mejorar su situación económica. Algunos lo hicieron a Europa y otros a América. Para llegar a estos países, La Española, empezó a comunicar con códigos más internacionales.