La distribución de La Española en sus orígenes se hizo a través de representantes que distribuían en ciudades con reparto propio. El éxito del producto y de la marca les llevó a rotular sus furgonetas con la imagen de La Española.