Guillermo Summers en su libro “Yo soy aquel negrito: los anuncios que marcaron nuestra vida”, en el capítulo dedicado a la España de 1960, ser refiere a la ingente cantidad de turistas que se tostaban al sol en nuestras playas, y dice: “los más informados no dudaban en buscar refugio en los chiringuitos, auténticos oasis donde podían aplacar su sed degustando una cerveza y unas aceitunas LA ESPAÑOLA”