site_logo

La Española, como ninguna

La historia de una gran marca

La Española en “El Poder de la Marca”

En el libro “El Poder de la Marca” , los autores, Jordi Montaña e Isa Moll, basándose en una investigación, realizada por “Aixa, Investigación y Estrategia”, en el mercado español, con hombres y mujeres, consumidores y no consumidores de aceitunas, concluyen que LA ESPAÑOLA es marca top of mind, ya que el 84% de los encuestados nombra la marca de forma espontánea.

Ver más libro

Cualquiera que sea el lugar

Cualquiera que sea el lugar, la merienda es deliciosa con aceitunas rellenas de anchoa LA ESPAÑOLA. Aceitunas de verdad.

Ver más 1961 prensa

Aceitunas rellenas de anchoa “Clásicas”

CLÁSICAS es el producto que, en su día, dio fama mundial a la marca: las aceitunas rellenas de anchoa LA ESPAÑOLA. Hoy, la selección de las mejores aceitunas manzanilla fina y la pasteurización de la anchoa, hacen que LA ESPAÑOLA sigue ofreciendo una aceituna como ninguna, con su característico sabor auténtico original y su calidad garantizada con las tecnologías más avanzadas.

Ver más Aceitunas La Española fotografías producto

Cartel de finales de los 40’s

El lanzamiento de las aceitunas rellenas de anchoa, fue muy bien acogido por el consumidor español. En aquella época, muchos españoles vivían en otros países, a los que habían emigrado con la intención de mejorar su situación económica. Algunos lo hicieron a Europa y otros a América. Para llegar a estos países, La Española, empezó a comunicar con códigos más internacionales.  

Ver más carteles

Primer envase de La Española en 1941

Así empezó la historia de La Española. Con un diseño muy singular, propio de la época y totalmente acorde con la calidad del producto. El fundador de La Española, Alfredo Alberola Balaguer, que a su vez era propietario de la oficina técnica Comercial LAO, denominación de la época para identificar lo que posteriormente fueron llamadas agencias de publicidad, recurrió al afamado pintor alcoyano José Balaguer Bienzobás, que era cuñado de Alfredo Alberola Sempere, padre del fundador, para que realizara íntegramente el diseño del primer envase que comercializaría las aceitunas rellenas de anchoa La Española. La aportación del pintor fue más allá del diseño, porque en las primeras impresoras metalgráficas era necesario pintar directamente sobre la plancha, lo que exigía tener no solamente capacidades creativas y artísticas, sino también conocimientos técnicos de impresión específicos. El personaje central de este diseño, se convirtió en el protagonista de toda la comunicación de la marca, que alcanzó su máxima expresión en la campaña televisiva en la que cantaba “es La Española una aceituna como ninguna”. Esta frase aun hoy sigue siendo conocida y reconocida por el consumidor y totalmente asociada a la marca.

Ver más packaging

Tarjeta de representante de La Española

En esta época, la distribución de productos de alimentación se realizaba a través de pequeños establecimientos comerciales. Para llegar a todos ellos, La Española desarrolló una red de representantes comerciales, que poco a poco alcanzó la totalidad del territorio español. La creatividad para hacer de La Española una marca reconocida llegó hasta las tarjetas de visita de los representantes, que tenían una clara función comercial y de imagen de marca.  

Ver más material comercial